22-1-1903 - Disposiciones sobre vacunación y revacunación contra la viruela

Asisten a la convocatoria los siguientes miembros de la misma:

  • Presidente:  D. Santiago Bolívar Torres (alcalde accidental)
  • Vocales:
    • Miguel Ruiz Matas (subdelegado de medicina)
    • Moises Rodriguez
    • Blas Ramirez
    • Fco. Montañes

Motivo de la reunión: Lectura del Real Decreto del Ministerio de Gobernación y disposiciones sobre vacunación y revacunación (1)

  • Se acuerda se siga el más estricto cumplimiento
  • El subdelegado de medicina informa de la existencia de viruela en Ermita Nueva (1 caso) y en Montefrío
  • Se solicita al gobernador Civil los tubos de linfa necesarios para la vacunación y revacunación, que se realizará por distritos y por los médicos titulares de cada uno de ellos, invitando al vecindario al efecto para ello.
  • Se recomienda que se practique la desinfección  de las casas o lugares donde haya algún caso
  • Se insta a la vigilancia para que las ropas de los enfermos se laven en lavaderos completamente separados y aislados de aquellos que sirvan para el de ropas de personas sanas.

(1) El Real Decreto sobre vacunación y revacunación de la Viruela fue publicado el 17 de enero de 1903 en la gaceta de Madrid, si bien 3 días después La Dirección General de sanidad publicó otra circular con detalles técnicos sobre desinfección y saneamiento ante la presencia de algún caso de viruela.

A modo de resumen, el Decreto abordaba los siguientes aspectos:

  • La obligatoriedad de la declaración de los casos y defunciones por viruela.  Los alcaldes exigirían  no sólo a los médicos titulares y a los de ejercicio libre, sino también a empresarios, jueces de partido, hosteleros y cabezas de familia la notificación de todos los casos nuevos.  Las correspondientes estadísticas serían remitidas al Gobernador Civil a través del Subdelegado de Sanidad de cada municipio.
  • Los alcaldes proveerían de suficiente linfa vacuna a los municipios en los meses de vacunación, que serían en primavera y otoño de cada año.
  • Sería obligatoria la vacunación y revacunación en periodo de epidemia o recrudecimiento de la endemia, es decir, ante la presencia de casos de viruela o de más de 1 fallecimiento de viruela por cada 1000 fallecidos.
  • Los alcaldes, conocedores de los listados de habitantes empadronados, exigirían a los cabezas de familia la presentación de los certificados de vacunación de los niños menores de 2 años, o los de revacunación en jóvenes y adolescentes de 10 a 20 años. Estos certificados serían expedidos por el médico, y la no presentación en los plazos establecidos para ello podría dar lugar a la obligatoriedad de apagar una multa a los infractores.

Las disposiciones establecidas en el decreto para la desinfección y el saneamiento incluyen:

  • Aislamiento de los enfermos
  • Desinfección de las ropas en estufas de vapor, o en su defecto, vapores de formalina
  • Desinfección de los dormitorios, tanto de paredes como  muebles y objetos  (aplicando cal o acido fénico, calor, vapor de agua o de azufre, formalina o ebullición)